Crítica de El hilo invisible

Phantom Thread

El camino hacia los esperados premios cinematográficos más importantes del año, los Oscars, va llegando cada vez más a su fin, y es ahora cuando comienza la cuenta atrás, y es ahora cuando vemos esa ceremonia tan esperada en el Dolby Theatre de Los Ángeles a la vuelta de la esquina. Y es que a menos de tres días de dicho día, todavía estáis a tiempo de veros todas aquellas películas que estén nominadas, o bien las que mas os atraigan para poder juzgar vosotros mismos a la hora de la verdad, cuando las películas, directores o actores entre otros se alcen en el escenario con esa estatuilla.

Nueve son los largometrajes que compiten por ser el galardonado al Oscar a mejor película, y entre ellos se encuentra “El hilo invisible“, cinta que no solo cuenta con dicha nominación, por muy importante que sea, sino también con cinco más, entre las que se encuentra el director Paul Thomas Anderson, el cual compitiendo en estos premios con otros como Guillermo del Toro o Christopher Nolan, se ha podido llevar el premio New York Film Critics Circle. Su actor protagonista, Daniel Day Lewis también opta por esa estatuilla, pero eso no es todo.

Leslie Manville está nominada a los Oscars a mejor actriz de reparto, compitiendo con Allison Janney y Octavia Spencer y “Phantom Thread” también podría llevarse el premio a la mejor banda sonora. Eso sí, no podía no optar al premio a mejor vestuario, que por cierto el diseñador Mark Bridges ya se ha llevado unos cuantos, ni más ni menos que un BAFTA, un Premio Satellite y el Critics Choice Award. Como decíamos, tendremos que esperarnos a los Oscars para ver si la Academia está de acuerdo con los anteriores.Seis nominaciones, así es, pero antes tendremos que saber de qué trata el filme, ¿no? Pues bien, con “El hilo invisible” nos trasladamos a un Londres de los años 50, y nos centramos en la exitosa vida de Reynolds Woodcock, un aclamado modisto, quien comparte con su hermana Cyril no solo su casa, sino también su trabajo, siendo su más fiel ayudante pero sobre todo guardiana de nuestro protagonista. Antes de seguir, destaquemos que Reynolds es un hombre frío, maniático y perfeccionista, algo más que importante en el desarrollo de la película.

En esta historia nuestro protagonista vive, a parte de vestir a figuras tan importantes como la familia real o estrellas de cine, de la relación que tiene con las mujeres, empezando con su hermana, continuando con sus clientas y finalizando todas aquellas mujeres que enamora pero de las que se cansa fácilmente. Hasta que llega Alma, una modesta y humilde camarera que hace abrir a Reynolds los ojos y ocurre eso que pasa muy a menudo en las películas: un flechazo. Reynolds al instante aprovecha su encuentro y acercamientos con ella para convertirla en su musa, que pronto se convertirá en su nueva amante.

Es entonces cuando la vida del diseñador da un giro de 180º y lo que él creía tener bajo control, compaginando su vida laboral con la personal de la forma más planificada y estructurada posible, pronto se ve invadida por un factor que él no se esperaba, el amor, rompiendo por tanto todos los esquemas del mismo. Desde ese momento, tendrá que trabajar no solo con esa inspiración que ha encontrado por casualidad, sino también con su amante, un personaje que tendrá que acostumbrarse a la ajetreada pero a la vez apacible vida del modisto, lo cual no le resultará nada fácil al principio.Como decíamos anteriormente, el papel de las mujeres en “Phantom Thread” es muy importante y destacado, a pesar de que el director que encabeza el equipo y su actor protagonista son hombres. Y es que no solo la dirección, sino también el guion corre a cargo del californiano Paul Thomas Anderson, encabezando películas como “Puro vicio“, “Embriagado de amor” y “Boogie Nights“. Si bien es cierto que estas anteriores aparecen actores diferentes y reconocidos en el mundo de Hollywood, se podría decir que desde que trabajó con el actor protagonista de la cinta, ha querido repetir.

Y es que se trata ni más ni menos que de Daniel Day Lewis, quien ha aparecido y protagonizado “Pozos de ambición“, uno de los largometrajes más exitosos de Thomas Anderson. No obstante, el actor británico, quien da vida a ese personaje tan maniático y odioso, a sus 60 años lleva en el mundo del cine desde el año 1971, compartiendo pantalla con actores tan reconocidos como lo son Mel Gibson y Anthony Hopkins en “Motín a bordo“, convirtiéndose en Ojo de Halcón en “El último mohicano” y en el propio “Lincoln“, bajo la tutela del gran Spielberg.

Y eso no es todo, ya que aquí vienen las actrices que interpretan a esos personajes tan relevantes no solo para nuestro personaje protagonista, sino para la película en sí. La primera de ellas, quien da vida a la hermana de Reynolds, Cyril, la interpreta Leslie Manville (“Another year” o “Maléfica“) y podría ser quien se llevase esa estatuilla tan ansiada de los Oscars. Pero no podemos olvidarnos de la musa, la inspiración y amor de Reynolds, Alma, a quien la actriz luxemburguesa Vicky Krieps, quien también ha actuado en cintas como “Peter Pan Goes My Heart” y “Colonia“. El hilo invisible” es una historia que enlaza romance y drama, dando lugar a un resultado no muy acertado, que nos obliga en ciertos momentos a despegar la mirada de la pantalla debido a lo densa y difícil que se puede llegar a ver. Es, sin lugar a duda, una historia de amor un tanto extraña, ya que en las primeras escenas, que por cierto en ellas el romance se desarrolla muy rápidamente, se aprecia ese acercamiento que tienen nuestros dos personajes, pero sin estar del todo perfilado, dándonos una idea de confusión a los espectadores. Cuando se encuentran, podemos observar un interés recíproco, siendo por parte del diseñador esa inspiración y musa, y por la de ella, Alma, dar con alguien que le preste atención y que la vea como ella nunca se ha visto jamás, ya que tal y como afirma en la escena, nunca se ha llegado a agradar realmente.

Son dos personajes totalmente diferentes, él es un hombre seguro y ella es precisamente lo contrario, pero cuando acepta a ser su musa, se entrega total y absolutamente a Reynolds, el cual a priori se muestra frío y alejado, en parte por esas manías tan extrañas y caprichosas que tiene y que ella no deja de repetirlas. Poco a poco Alma comenzará a rebelarse contra Reynolds, teniendo o intentando tener la última palabra, aunque acostumbrándose a evitar esas manías que tiene, como hacer ruido durante el desayuno, algo que a nuestro protagonista le perturba y agobia. El papel que Day Lewis interpreta es el de un ser humano maniático, odioso a veces, y tan perfeccionista que a veces parece como si de un síndrome se tratase.

Este es un aspecto destacable del largometraje, que no todos los personajes son del agrado o gusto del espectador, y por eso choca e impacta, pero el objetivo de la película es el de intentar comprenderle, por muy difícil que sea, pudiendo sacar la esencia de la misma y el increíble talento del actor británico, que nos hace llegar a odiarle o cogerle manía. En la cinta no paramos de escuchar a Alma decir que Reynolds aparenta ser un “tipo duro“, pero que en realidad no lo es tanto, a lo que es siempre se niega, porque tiene miedo a que una mujer descubra o se adentre en sus sentimientos, algo que solamente ha sido su madre quien lo ha hecho, a quien admira y no olvida en toda la cinta.La relación entre Reynolds y Alma se puede asemejar a la perfección con una montaña rusa, viendo idas y venidas de los personajes, y como el amor parece resurgir y florecer, y después marchitarse. Alma encuentra en la indefensión de Reynolds una oportunidad para dominar y poder controlarle, y hay una escena que se podría decir que es la mejor de “El hilo invisible“, y es la de la tortilla. Ella ya ha descubierto anteriormente que con unas setas intoxicadas puede dejar indefenso al personaje pero sin llegar a matarle, y lo repite una segunda vez, haciéndole una tortilla de setas, donde podemos sentir la tensión, la frialdad en ambas actuaciones y la grandiosidad que todo ello hace de una escena que podría ser considerada corriente y mediocre, la perfección y esencia de la película.

No podemos pasar por alto los planos detalle que Thomas Anderson agrega y que son verdaderas maravillas a la vista de nosotros los espectadores, así como la fusión de los colores que añade, desde los colores más fríos y apagados, hasta tonos blancos que dan toda la luminosidad y resplandor a la película, siendo un claro ejemplo el vestido de novia que fabrican y que tras esa atmósfera de tensión y presión que se observa, por unos segundos se obvia y solo importa el vestido y como nuestros ojos se vuelven con un brillo inigualable.

Nada en comparación con la banda sonora, soberbia del músico Jonny Greenwood, quien sabe encajar a la perfección su obra y darle el sentido que a algunas escenas no podemos encontrar, relajándonos con unos instrumentales de cuerda y piano, y poniéndonos alerta con ese jazz característico de los años 50. El vestuario es una verdadera obra maestra, resultado del diseñador Mark Bridges, al igual que la música de fondo, los cuales dan ese toque único y luminoso, avivando el ambiente de una película lenta y difícil de coger al principio, siendo muy cargante e incluso aburrido. Lo que de verdad merece la pena de “El hilo invisible” es el vestuario, la música y esos planos detalle que transmiten tanto en la primera hora de la película, por lo demás, podríamos decir que es una cinta difícil de digerir.

Valoración:

5,5/10

Lo mejor: La combinación del vestuario, y esa mezcla de colores que hacen tan ricas algunas escenas, junto con la banda sonora, muy propia y acertada.

Lo peor: Es difícil poder ver la película sin despegar la mirada en ciertos momentos, se hace pesada (sobre todo al principio) y muy lenta.


One response to “Crítica de El hilo invisible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s